fbpx

¿Te gustaría que tu hijo fuera más consciente del tiempo? ¿le cuesta saber el día en el que vive y te gustaría ayudarle? Nerea, pedagoga y escritora del blog pedagoque te descubre cuatro ideas fáciles y muy efectivas para lograrlo en casa.

Cuando nuestros hijos/as son pequeños, no son capaces de comprender aún el concepto del tiempo, por lo tanto, todavía no pueden ubicar en el pasado o en el futuro una fecha concreta o un suceso. Cuando se acercan fechas señaladas, como puede ser navidad, un cumpleaños o una fiesta, nos gustaría que vieran de forma más clara cuántos días faltan para llegar a ese momento que con tanto entusiasmo esperan, ya que podemos observar que se sienten un poco confusos. Además, en fechas estas fechas señaladas, están más alterados y nerviosos, por lo que tener una visión más concreta de los días que faltan para ese momento que tanto esperan puede hacerles estar más tranquilos y gestionar mejor sus emociones y su incertidumbre.

                  Es un concepto difícil, pero nosotros/as, como padres y madres, podemos ayudarles a ir adquiriéndolo poquito a poco. 

A partir de los tres años, los peques ganan objetividad, comienzan a discriminar períodos temporales y a ser capaces de ubicarlos en un espacio concreto. Por ejemplo, son capaces de entender que la navidad se celebra durante el invierno. 

A los cuatro añitos, comenzarán a diferenciar entre el día y la noche, siendo a los cinco años cuando empiezan a discriminar fases del día

Sin embargo, no será hasta los seis años cuando podemos empezar a llevar a cabo algunas de estas ideas:

1.     Plantea un juego o una actividad por cada día que falte hasta llegar a la fecha que habéis elegido.Por ejemplo: si faltan quince días para su cumpleaños, podemos plantear quince juegos diferentes, uno para cada día. Podrá ir tachando los juegos que ya haya realizado y así podrá ir contando cada día cuántos quedan, observando así que cada día que pasa es uno menos para llegar a la fecha señalada.

2.     Hazte con un calendario muy visual y rodea el día que habéis elegido.Un calendario de mes vista es perfecto para estas ocasiones. Además, podréis ir tachando juntos cada día que pasa e ir contando cuántos días quedan hasta la fecha señalada. Con este ejercicio favorecemos también el aprendizaje de los conceptos día, semana, quincena…

3.     Elaborad juntos un panel donde aparezcan los días que faltan hasta la fecha elegida.Otra opción es que seáis vosotros/s mismos/as los que elaboréis este calendario. De esta forma, el aprendizaje será mucho más significativo porque lo realizará de forma más experimental y podréis ir aclarando conceptos. Además, podéis escribir pruebas a realizar para cada uno de los días que faltan, de forma que las tengáis que ir cumpliendo.

Calendario que usamos en el estudio

4.     Cread paneles con pictogramas.Solo tenéis que conseguir fotos de los conceptos que queréis trabajar y colocarlos en un panel. Este panel será colocado en un lugar de la casa donde los peques puedan verlo y acceder a él. Por ejemplo: una foto del peque en cuestión, el nombre del mes de su cumpleaños, el número del día de su cumpleaños y una imagen que represente la estación a la que pertenece esa fecha. Así, permitimos la asociación de conceptos. Esta actividad es recomendada para niños/as diagnosticados de Trastorno del Espectro Autista.

Estas propuestas, además de favorecer y desarrollar la orientación temporal, permiten pasar tiempo en familia, por lo que se trabajan habilidades sociales y se estrechan lazos familiares. Sería una actividad perfecta para realizar entre hermanos durante las etapas en las que hay más conflictos y una excusa genial para sacar un ratito al día y disfrutar todos juntos. Pueden ser actividades muy divertidas que consigan haceros salir un poquito de la rutina mientras, los más peques, aprenden. 

¿Qué te han parecido estas propuestas? ¡Nos encantará conocer tu experiencia!

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat