Estamos en la semana de San Valentín, pero los datos son más abrumadores: cada año se incrementa el número de parejas que se divorcian y se separan. Si eres madre o padre, la decisión es mucho más complicada, el desgaste en pareja puede llegar a ir a más y acabar siendo dos desconocidos que educan a su hijo/a. La principal preocupación es cómo afectará el divorcio a tus hijos, pero ¿por qué el divorcio tiene que ser el punto final y no el principio? ¿divorciarse significa no volver a enamorarse?

ayudarte estudio psicologia gijon

La vida es demasiado larga como para renunciar al amor y por eso, algunos padres y madres se resisten a una vida monacal y le dan otra oportunidad a Cúpido, a ver si esta vez acierta con sus flechas.  Quizás tu eres de esos padres o madres que han decidido separar a sus hijos de su vida sentimental y escondes las parejas que tienes de tu hijo/a para evitar “sufrimientos”, en lugar de ayudar a tu hijo/a a adaptarse a la nueva situación. Es posible que veas la mejor elección, sin embargo ¿hasta cuando eres capaz de ocultarlo? ¿crees que es la mejor opción?

Posiblemente, tu hijo esté mejor momentáneamente, pero a la larga no le ayudará a sentirte incluido ni le darás la oportunidad para que cada vez se sienta más cómodo/a con la nueva situación ni le estarás incluyendo en tu vida. Por eso, te damos una serie de consejos para ayudar a tus hijos a aceptar tu nueva situación sentimental:

  • Conserva la tranquilidad: Olvida las culpas o los “traumas” que le podrá causar. Es importante no rendirse e ir consiguiendo pequeños encuentros dónde se vaya familiarizando. Hay niños o jóvenes que necesitarán más tiempo, pero la idea es seguir intentándolo hasta lograr tu deseo: vivir juntos, casarse, tener hijos con esa pareja… No hay un tiempo perfecto para presentar a tu pareja, el tiempo es cuando creas que tu hijo esté bien emocional y físicamente.
  • Comunicación de forma natural: Nada de hacer una charla forzada, en su lugar aprovecha la situación de otras situaciones que tu hijo te cuente o incluso algún programa o serie dónde se hable de ello para introducir el tema y pregunta directamente sobre qué piensan acerca de que tuvieras pareja. De esa forma, también podrás aclarar cualquier malentendido: pensar que si no tienes pareja es porque vas a volver con su padre o madre o que la nueva pareja va a sustituir a su padre o madre. Tu relación no va a peor, sino que es un cambio positivo para todos/as.
  • Habla sobre tu nueva pareja, en un primer momento no hace falta que especifiques el tipo de relación que tienes, sino simplemente que hables de él como lo harías de cualquier amiga. Habla sobre sus aficiones, su forma de ser…antes de que lo conozca en persona. Por otro lado, tampoco satures a tu hijo/a con mucha información sobre tu relación, sólo aquellos aspectos que son importantes que vaya conociendo y sobre todo, pregúntale directamente si algún día querría conocerlo y estate preparado/a para su respuesta.
  • Comunica a tu expareja los cambios que van surgiendo:Evita que tu hijo/a se sienta incomodo/a diciéndole que te guarde el secreto, es mejor que seas tú mismo/a y se lo anuncies primero para pedir su colaboración o al menos liberar a tu hijo/a de esa carga innecesaria.
  • Respeta sus reacciones y hazle partícipe de tus decisiones: Probablemente te gustaría una reacción emocional empática y alegre, porque tú estás alegre y sabes que tu hijo/a te quiere a ti. Quizás no todo fluye como te gustaría, pero eso no significa que te tengas que sentir culpable, echarte atrás debido a su reacción o ser dramática y tomártelo a lo personal. Es importante que le incluyas poco a poco en sus decisiones y cuentes con su opinión, no que de repente tenga una reunión en la que él aparezca por sorpresa. Dicen que la primera impresión es la que cuenta, así que no querrás que empiece con mentiras o de forma tensa.
  • Mantén tu rutina con él o ella: Sigue dedicándole momentos y espacios para tener las rutinas que os gustan y compartir tiempo juntos/as e incluso invita a tu pareja a que participe de ello. No le restes tiempo ni afecto. De esa forma, conseguirás contrarrestar algunos celos que pueden surgir.
  • Organiza nuevas actividades: Una buena opción es proponer nuevos planes o juegos divertidos que no hayas realizado con tu hijo. Es importante no “comprar” a los niños, sino pasar tiempo en familia para estrechar lazos y construir nuevos recuerdos en el que estéis todos juntos.

Ahora nos encantaría saber tu opinión y tu experiencia en nuestras redes sociales o en la sección de abajo: ¿te acuerdas del día que presentaste a tu pareja a tu hijo/? ¿Qué fue lo más complicado?

Pin It on Pinterest

Share This