fbpx

4 conductas a evitar en un divorcio con hijos[/caption] En España, según los últimos artículos en prensa, el 61% de las parejas que deciden casarse, acaban en divorcio. Y a esas familias les hemos dedicado el artículo de hoy, porque se puede «romper el amor» por tu pareja, pero nunca el de un hijo/a. Si para los adultos es doloroso, para los/as hijos/as suele ser difícil de entender.  Por eso, lo más importante es que los/as niños/as sepan que aunque Mamá y papá han decidido ir por distintos caminos, les queréis muchísimo y eso no va a cambiar. No basta con decírselo, también hay que demostrarlo. Hoy os proponemos cuatro conductas a evitar en un divorcio con hijos y os proponemos alternativas para afrontar este proceso de la mejor forma posible.

1. No al hijo/a paño de lágrimas. La confianza padre/madre-hij@ no significa hablar sobre cada detalle de lo que ha sucedido, los niños/as necesitan una explicación de lo que pasa, pero no todos los datos y siempre acorde con su edad. Ellos/as tienen que averiguarlo por sí mismos/as, debemos protegerles y para ello, no será él/ella quién nos escuche o se entere de todo lo que nos ha hecho nuestra expareja De esa forma, podremos evitar que se sientan culpables o confusos.  Así que sí al hijo/a micrófono que se expresa con claridad y pregunta.

2. No al hijo espía. La curiosidad es inevitable, preguntar que ha hecho tú hijo/a es interesarse por él, pero sin interrogatorios. Nosotros/as tendremos que respetar las cosas que decida contarnos (aunque nos gustaría saber mucho más). De lo contrario, el niño puede tener una actitud reservada y cada encuentro con nuestra expareja, lo vivirá con ansiedad y tensión. Sí al hijo libre que nos cuenta lo que quiere de su día.

3. No al hijo cartero. Nuestros/as hijo/as nunca tienen que ser los mediadores o informadores, ese no es su rol. Por tanto, nada de: «Recuérdale que hemos quedado mañana». Tiene que existir una mínima comunicación con nuestra expareja bien hablando, a través de whatsapps o una agenda. Si la comunicación entre ambos es imposible, tendrá que haber un mediador adulto (abuelos, tíos/as, amigos/as…), pero nunca nuestro/as hijo/as. Sí al hijo  que tiene su rol.

4. No al hijo pelota. Los hijos no debemos marearlos haciendo que tomen partido por uno u otro, esto no es una competición. Las críticas o descalificaciones enfrente del hij@ por actuaciones de la otra pareja, hace que no disfrute de una relación sana con ambos. Por muchas cosas que nuestra expareja nos haya hecho o nos siga haciendo o diciendo, nosotros no podemos ponernos a ese nivel jamás. Nuestro hijo/a necesita saber que no va a decidir «a quién quiere más», que va a tener un entorno seguro. Por tanto, el tiempo que pase con nosotros será tiempo de calidad con una educación y una rutina (más o menos consensuada por ambos).

Es un pilar básico que los padres negocien unas pautas comunes en la educación. Por ser más permisivos o comprarle todo lo que nos pide, no nos va a querer más… Así que no tratemos de compensarle porque no estamos con él/ella tanto como nos gustaría. Sí al hijo que tiene estabilidad con límites consensuados.

Seguramente que conocéis a alguien o vosotros/as mismos/as podéis estar pasando por un proceso de divorcio y queremos saber vuestra opinión: ¿Se os ocurren más situaciones a las que decir que no?]]>

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat