fbpx

el exceso de celo puede ocasionar problemas en tus hijos/as que jamás te hayas llegado a plantear. ¿Cómo saber si lo estás haciendo bien? El artículo de hoy es justamente para responder a esta pregunta de la que también hablamos en el programa de onda cero y puedes disfrutarlo en el siguiente enlace. [audio mp3="https://www.ayudartepsicologia.com/wp-content/uploads/2015/04/Micro-Ayudarte-14-04-2015-1.mp3"][/audio] Existen varias formas de educar a un hijo/a, todas ellas se nutren de nuestro bagaje y forma de ver la vida. Ciertos estilos educativos son más apropiados que otros y hoy nos vamos a centrar en uno de ellos: los sobreprotectores. Cuando hablamos de sobreprotección nos referimos a ese estilo educativo en el que el lema es “Deja hijo, que ya lo hago yo”. Deja hijo que ya te hago la cama, te abrocho el cinturón, te hago los trabajos del cole, estudio contigo…. ¿Os suena? Cada día es más habitual encontrarnos este estilo educativo. En nuestra sociedad hemos pasado de la “mano dura” de nuestros padres a ser sus mayordomos. El cariño no es sinónimo de hacerlo todo por él. Si  en algunos artículos hemos hablado de que queremos que nuestro/a hijo/a se quiera a sí mismo, sea autónomo, tenga amigos/as el día de mañana y enfrente sus problemas, tenemos que dejarle que tenga esos problemas. De lo contrario, estaremos ofreciéndole un mundo que no es real. El objetivo de un padre/madre es querer a sus Sobreprotecciónhijos/as, guiarles en el proceso de su vida y ofrecerles herramientas para que llegado el momento puedan utilizarlas. Pero ¿cómo lo van a hacer si nosotros no les dejamos? Si en vez de dejar que un día vayan sin los deberes sin hacer porque no lo han entendido, se los hacemos nosotros no habrán aprendido que el profesor está ahí para orientarlos. Y como esa, millones de lecciones. Hoy te decimos que no hacer: 1. No les digas que crees y confías en ellos, si no les das oportunidades para que te lo demuestren. Si no, lanzarás el mensaje contrario en tu hijo/a: “Tengo que estudiar con mi madre porque soy tonto y no sé”. 2.No reduzcas sus tareas a estudiar. El día es muy largo y cuando tú te independizaste no sólo valía con trabajar, también tenías que encargarte de otras tareas. Ellos también pueden ayudar acorde a su edad, no les excluyas. 3.No se trata de lanzarlos al mundo y ver que pasa, sino de prepararlos para él. Prepararlos significa que tendremos que pasar tiempo con ellos aconsejándoles y explicándoles cómo hacerlo sin hacérselo y eso se traducirá en que muchas veces tardarán en hacer una tarea o la harán a medias o mal… 4. No se trata de horas sino de cómo invertimos ese tiempo. Si tienes tiempo para hacérselo, también lo tienes para enseñarle.Educar requiere paciencia y tiempo, tiempo del que hoy todo el mundo parece que no tiene pero que sabemos que tú sacarás. Técnicas para evitar la sobreprotección   Y vosotros/as, ¿qué estilo tenéis?. ¿En que ocasiones sobreproteges a tu hijo/a?]]>

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat