fbpx

cómo superar una rabieta pero ¿qué hay del resto de edades? Hoy Superpapis viene a la carga para tratar de ayudaros en esa difícil de misión. Las dos emociones que más nos cuesta manejar son la ira y la tristeza. Seas niño/a, adolescente o padre/madre… Esas dos emociones condicionan demasiado nuestro carácter a la hora de desenvolvernos, pero ¿acaso es mejor no sentirlas? Desafortunadamente, eliminarlas tampoco nos ayudaría a resolver nuestras dificultades y a la larga nos generarían otros peores. Por tanto, hemos seleccionado los problemas más comunes por los que los enfados no se resuelven como cabría esperar y te damos 4 tips simples para mejorar en ese aspecto con tu hijo/a. Superpapis cómo superar enfado entre padre hijo hija ayudarte estudio psicología  

  1. Acompáñale pero no le atosigues. Es importante especificar eso, porque muchas veces esa es la clave. Cuando se dice acompañar, hay veces que entendemos que en esos períodos hay que aprovechar para saber a toda costa que le pasa, olvidando que él/ella necesita un momento para recomponer su mundo. En el caso de los adolescentes y de algunos niños lo demuestran encerrándose en su cuarto. Cuando nos permiten entrar en ese cuarto, no es para contestar a interrogatorios, a veces es por simplemente necesitan saber que hay una persona a su lado en silencio, esperando el momento en que puedas hablar.
 
  1. Busca la razón del enfado y ¡escúchale!. Seguramente tú eres más de ir al grano y eso de que de vueltas sobre un tema y no acabe de contarte porqué se ha enfadado te moleste o puede que no sea muy hablador. Normalmente, en la etapa adolescente eso es algo muy común. No obstante, eso no es una razón para que no comparta sus emociones. Nosotras siempre decimos que nos den un “titular” de lo que está pasando o un gesto de cómo ha tenido el día. Parece simple y estamos convencidas de que preferirías un largo debate sobre el asunto, pero no se trata de ti sino de él/ella.
 
  1. Empatiza y transmítele tu comprensión. Cuando parece que por fin se ha lanzado a contarnos que pasa… Aparece la cara de juez: “eso es una tontería”, “anda, ya paso, no pienses en ello, no es para tanto” “¡Cómo permites que te hagan eso!”. Olvida reproches, exageraciones, discursos o indignaciones. Es su momento y probablemente sólo necesita saber que no es un “bicho raro” y que entiendes que se enfade. En pocas palabras, sólo busca que conectes con él/ella y cómo dice la canción, lo demás esta de más.
círculo enfado  
  1. Ten un tono conciliador y rompe con el círculo del enfado. ¿Nunca te ha pasado que intentando ayudarle y has acabado enfadándote tú?

Las emociones se contagian y muchas veces eres tú el que acabas frustrado/a porque tu hijo/a no te ha contado nada o estás preocupado/a y parece que es una caja fuerte cuando se refiere a sus sentimientos o peor aún, ha sido un/a borde cuando te has acercado.

Como decíamos en el primer punto, no le atosigues y encuentra un modo más relajado para hablar del tema, estamos convencidas que acabará desahogándose contigo, con tu pareja o con algún amigo/a.

Y como siempre, ahora quién nos interesa eres tú. Comenta con nosotras si te has sentido identificado/a en algún momento con alguna de estas situaciones ¿Cómo lleváis tu hijo/a y tú el tema de los enfados? ¿Cómo lo solucionas en casa y cual crees que la mejor estrategia?]]>

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat