fbpx

Mil y una si los leemos en familia. Pero sucede, que algunas de estas ventajas son grandes desconocidas. La semana pasada, os decíamos en nuestro manifiesto que somos contadores de historias pero hoy  Paula Peón Fernández, experta en infancia, nos habla más en profundidad de los cuentos y nos presenta algunas ventajas que esperamos que os sorprendan (tanto como nos sorprendieron a nosotras cuando las supimos en su día). ventajas cuentos Primero: Incrementan la Comunicación en Casa Este es uno de los puntos fuertes de los beneficios de leer cuentos. Leyendo un cuento estamos compartiendo un momento muy entrañable con nuestro/a hijo/a y creando fuertes vínculos de unión. Todos los/as niños/as pequeños/as desean más que nada, pasar tiempo con sus papis del alma, jugar con ellos, ver la tele, pasar el rato.. Ofrecerles un cuento, es ofrecerles a su vez un tiempo juntos de calidad, compartiendo opiniones e ideas, dedicándole toda nuestra atención. Así de esta simple manera, mejoramos la comunicación y la confianza entre ambos, beneficiando esto a la autoestima del pequeño/a de manera significativa.   Segundo: Son un gran recurso para afrontar ciertas situaciones  Muchas veces, nuestro/a pequeñín/a se enfrenta a situaciones que no sabe como manejar. Desde un problema con un compañero/a del cole, un cambio de casa, la llegada de un hermanito hasta momentos difíciles, como la muerte de una mascota muy querida o incluso un familiar.Hoy en día podemos encontrar una gran temática de cuentos con los que hablar de estas situaciones y con los que trabajar como afrontarlas de forma positiva. Otros muchos ejemplos, serían los cuentos para la vida diaria, como los específicos para aprender a ir al baño, para decirle adiós al chupete.. etc.   Tercero: Promueven la Empatía  Si alguna vez te habías planteado cómo y cuándo empezar a trabajar la empatía con tu pequeño/a. Te informamos, que con cada cuento que leeís juntos ya lo hacéis. A través de la lectura, conseguimos que el/la pequeño/a de la casa se ponga en el lugar de los protagonistas y del resto de personajes, que sienta por un momento lo mismo que ellos/as y se ponga en su piel.   Cuarto: Ayudan a trabajar la Escucha Activa y la Paciencia Ser paciente, y aprender a escuchar, es algo que no aparece en nuestro comportamiento de un día para otro, sino que es algo que debemos trabajar continuamente. A veces nos cuesta mantener la atención a lo que nos cuentan, o nos mostramos impacientes ante según qué cosas. Esto le pasa también a nuestro/a pequeñín/a y le acarrea más problemas que a nosotros/as. Así que cuanto antes empecemos a trabajar estos aspectos con él/ella mejor.   Qué suerte, que para esto, un recurso 10 son los cuentos. En los cuentos y en los libros en general, los acontecimientos se suceden en un orden, no podemos anticiparnos a lo que va a pasar, ni podemos quedarnos anclados en algo que sucedió en un capítulo anterior. Esto ayuda a los más pequeños a encauzar su impaciencia, e ir generando estrategias que le ayudan a trabajar la paciencia. Esto, al igual que trabajar la escucha, es un gran ejercicio para el más pequeño de la casa, ya que tendrá que llevarlo a cabo en su vida diaria casi continuamente. – Escuchar a papá, mamá … a la profe. – Esperar mi turno para ir al baño, esperar que me aten los zapatos, esperar mi turno para jugar con ese juguete.. y un largo etcétera.   Por ello y como siempre, os animamos a que recuperéis el hábito de lectura, conseguiréis motivar así al más pequeño/a de la casa a leer con vosotros. Además de todos los beneficios personales que te aportará a tí también.   Y vosotros/as, ¿qué cuentos leéis a vuestros hijos? ¿cuáles son vuestros cuentos favoritos?]]>

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat