fbpx

Navidad con los niños/as, sólo les viene a la mente una palabra: regalos. El «me lo pido» forma parte de su vocabulario y lamentablemente la idea de «ser bueno/a» durante unos días para que me den más cosas surge en la mente de muchos niños/as.¿Realmente así es cómo debería vivirse? ¿Crees que es efectivo? La navidad lejos de ser algo negativo o consumista puede ser una excusa perfecta para que reflexiones con tu hijo/a y además consigas que aprenda cosas y desarrolle habilidades. Para conseguirlo, desde Superpapis te proponemos diferentes ideas que pueden serte muy útil. Regalos Navidad Niños 1. No siempre lo que quiere está en un catálogo. Y este es el primer consejo que se te debería grabar a fuego, los/as chicos/as que vienen a la consultan no están traumatizados porque su padre/madre no le comprara ese juguete pero sí se lamentan por el trato injusto que pueden recibir cada vez que les gritas. Es posible que no lo creas pero cada vez que le pregunto a un/a niño/a o adolescente que les hace felices… Siempre obtenemos la misma respuesta: mi familia. Y cada vez que lo escuchamos, una sonrisa se dibuja en nuestras caras. Nos asombra contemplar cómo por muchas discusiones o mucho que pensemos lo contrario… Ellos/as valoran lo que tienen si les dejamos. Así que ¿por qué no te sientas con él/ella para hablar de la Navidad? Para facilitarte la tarea, te proponemos un recurso totalmente GRATUITO que puedes descargar en el siguiente link creado por Ellen Duthie y Daniela Martagón de Wonder Ponder. Nos encanta la idea y las preguntas al respecto no podían ser más acertadas.   2. Lo útil, es un regalo inútil. ¿Qué dirías si tu pareja te regalara una escoba? ¿O si tu padre te regalara unas medias? Evidentemente le das las gracias por haberse acordado pero seguramente piensas que podría habértelo comprado en otro momento del año, que esperabas que se acordara de ti más que en tus necesidades, porque para eso ya hay otros momentos. Entonces, ¿por qué cuando le regalas unos calcetines esperas que le haga la misma ilusión que la camiseta de su equipo favorito? Es lógico que te moleste, que quieras que valore las cosas y que es algo que él/ella necesita, pero no esperes que lo coja con la misma ilusión que otro tipo de regalos. Es importante enseñarle que hay que ser agradecido/a con lo que tienes pero del mismo modo, no puedes echarte las manos a la cabeza porque no sea su regalo favorito. Ponte en su lugar, seguro que tú ya has pasado por ahí antes. Por eso, te proponemos que este fin de semana hagas con él/ella la carta que va a pedir, examines el catálogo o incluso vayas a una juguetería enorme para que deje volar su imaginación, no sólo porque pasarás más tiempo con él/ella cómo decíamos en el punto uno sino porque de esa forma te asegurarás de que realmente le gusta y no es algo que a TI te gustaría.                     3. El que más tiene, no es el más feliz. El ser humano siempre quiere más, pero eso no significa que cuando lo tenemos, nos conformemos con ello porque siempre vas a desear otra cosa. Una vez que han abierto todo, siempre preguntan ¿no hay más? ¿ya he abierto todo?  Pongamos como ejemplo un bebé al que le compran un regalo, ¿nunca has visto cómo se queda literalmente atrapado/a con el papel de regalo? Muchas veces pensamos en el estudio si no le hará más ilusión ese envoltorio que puede estrujar, rasgar y mil cosas creativas más que un juguete prefabricado con una sola función que a ti te gusta más. Es importante fomentar su creatividadaprender a dosificarles las cosas que quieren en diferentes momentos del año. Con tantos juguetes y tan poco tiempo es una lástima que después de un atracón de su videojuego favorito, tengan que estar sin jugar meses porque eso les distraerá de sus estudios. ¿Qué sentido tiene tener algo que no vas a usar? Es tal la histeria y el nerviosismo que no les permite disfrutar, así que si vas guardando algunos de esos juguetes, siempre tendrán algo nuevo con lo que jugar.   4. Disfrutas más cuánto más le cuesta.En este caso, no hablamos de dinero, sino del esfuerzo.Dices que no valoran las cosas, pero quizás nunca han aprendido lo que cuestan.No hablamos de un esfuerzo ficticio durante una semana sino de ese momento. ¿Por qué no aprovechar los regalos para hacer algo divertido con ellos? Deja de amontonar todos sus regalos en un rincón de la casa e imagina que Santa Claus o Los Reyes Magos se han vuelto algo locos con los regalos y desarrolla sus habilidades mediante una gymkhana: puede que una maraña de cordones te lleve a un regalo o no, el final de un recorrido de cojines le lleve a un regalo y encima mejore su psicomotricidad, preguntas sobre la recuperación que ha estado estudiando haga que consiga ese regalo que había pedido o una serie de preguntas de lógica o adivinanzas desarrollen su razonamiento. Te garantizamos que nada puede gustarles más que juegues con ellos y es una Navidad que difícilmente olvidarán, ya sean peques o mayores, la ilusión siempre debería formar parte de sus vidas. Al menos, se habrán esforzado por un motivo en concreto durante un período determinado. No seas tímido/a y comparte tu punto de vista con nosotras, estaremos encantadas de responderte a cualquier duda que tengas.]]>

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat