fbpx

Normas, castigos, consecuencias… palabras que todos los padres conocen pero que a veces es complicado diferenciar entre unas y otras y saber aplicarlas en casa. No temáis, hoy hemos decidido ponerle remedio, además os adjuntamos nuestra intervención en Onda Cero dónde hablamos  de ello esta semana: [audio mp3="https://www.ayudartepsicologia.com/wp-content/uploads/2015/02/Micro-Ayudarte-18-02-2015-1.mp3"][/audio] El truco para poder establecer cualquiera de estas cosas es partir de una base porque aunque todos los conocemos… a veces no es tan fácil diferenciarlos: Diferencias entre norma, consecuencia y castigo Primer paso solucionado, ahora vamos con el siguiente paso: Establecer normas y el temido ¿Quién debe establecerlas? Muchos dirán que o la madre o el padre (según lo bien que se les dé eso de tener autoridad en casa) o como mucho entre los dos, pero no es del todo cierto. Lo ideal es que las normas mínimas deben establecerlas los miembros de la casa. Es decir, que si en casa viven los abuelos, ellos también deberán aportar su granito de arena porque al ser conocedores de las normas podrán actuar en consecuencia si en algún momento ellos se hacen cargo de los/as niños/as. Son cosas que parecen básicas pero no siempre se tienen en cuenta, todo el mundo “supone” las normas que hay pero hasta que no se ven por escrito y se hablan difícilmente sucede. Si con este artículo os acabáis de dar cuenta que no las tenéis… y vuestros hijos/as ya son algo mayores, ¡no os preocupéis, aún estáis a tiempo! El siguiente paso es que una vez decididas las normas básicas, debéis comunicárselas a vuestros/as hijos/as y que participen de esas normas mínimas. Si son adolescentes hasta podrán negociar algunas como la hora de salida. Y por último, establecer que pasará si esas normas no se cumplen. Suele ser el paso más difícil pero si no sucede nada ¿para que servirían las normas? Ahora que ya sabéis la diferencia entre castigo y consecuencia, deberéis escoger aquello con lo que os sintáis más cómodos. Y al igual que en una coreografía, lo ideal sería hablar de los “pasos” que se seguirán para que no haya “fallos” la noche del estreno y así vuestros hijos no crean que los castigos o las consecuencias dependen de vuestro estado de ánimo, de que estéis cansados o de que uno sea más “blando”. La decisión de poner o no normas es personal, pero si no queréis que vuestros hijos/as puedan ser inseguros/as o rebeldes sin causa el día de mañana, deberéis tenerlo en cuenta, nunca son demasiado pequeños. Y vosotros/as, ¿qué normas, castigos o consecuencias tenéis en casa? 4 pasos para poner normas en casa]]>

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat