logo

Servicios de psicología clínica infanto-juvenil

Tener ‘problemas’ es totalmente normal, pero lidiar con ellos no es fácil para nadie. Por eso, en Ayudarte Estudio de Psicología te ofrecemos la experiencia y las herramientas necesarias para que participes en un proceso de crecimiento que te ayudará a aprender a gestionar de forma autónoma cualquier problema o situación complicada que se te presente en la vida. En la lista de abajo encontrarás algunos de los trastornos y situaciones en las que somos especialistas.  Ven a vernos y aprende a vivir mejor con nuestro método personalizado para ti.

 

 

 

 

Descripción de servicios para niños y adolescentes

Acoso escolar (bullying)

Se considera acoso cuando la persona es sometida repetidamente durante un tiempo a acciones negativas, ya sea a nivel verbal (insultos, vejaciones..) como a nivel físico (patadas, puñetazos) por parte de uno/a o varios/as compañeros/as.

Trastornos del sueño (terrores nocturnos, insomnio)

Los trastornos del sueño engloban todos los problemas que tienen que ver con la ausencia o alteración del sueño y que acaban produciendo efectos adversos significativos. La deprivación o la mala calidad del sueño en el niño repercute en el rendimiento escolar y en estado de humor (Meijer et al 2000).

Trastornos de alimentación (anorexia, bulimia, PICA…)

Se refiere a la persistencia de no comer adecuadamente, que lleva a un déficit en el aumento de peso o una pérdida significativa de peso durante al menos un mes. Este tipo de trastornos no se deben a un trastorno gastrointestinal u otra enfermedad médica. Si no hay una intervención temprana, este tipo de trastornos puede afectar negativamente a su desarrollo físico y psicosocial. Aunque fundamentalmente se da en adolescentes y jóvenes (personas que tienen una idea distorsionada de su cuerpo y quieren perder peso como en el caso de la anorexia o personas que comen compulsivamente y luego vomitan o tratan de quemar esas calorías como en la bulimia), también los niños/as pueden tener problemas alimenticios como negarse a comer o comer solo alimentos con un determinado sabor o color o sustancias que no son alimentos como tiza, tierra, pegamento (a este ultimo se le denomina PICA).

Problemas de desobediencia y agresividad (Trastorno Oposicionista Desafiante, Trastorno disocial y conductas Autolesivas)

Suceden cuando los menores incumplen normas y órdenes de los adultos de forma repetida, a veces pueden ir acompañadas de rabietas, discusiones y comportamientos crueles. Estas conductas, típicas en cualquier niño o adolescente, podrían necesitar la intervención clínica cuando la magnitud, frecuencia o perseverancia son excesivas. Si no se corrige adecuadamente podría derivar en trastornos más graves.

Trastornos de control de esfínteres (enuresis y encopresis)

Se refiere al control y contención de esfínteres (pis o caca) de día y de noche que suele suceder entorno a los 4 años, aunque hasta los 7-8 años no finaliza. No obstante, cada niño tiene un ritmo distinto y que un niño no lo consiga a esta edad, no significa que tenga un trastorno. Además, hay acontecimientos puntuales que pueden dificultar la adquisición del control de esfínteres o niños que lo tenían adquirido pueden perderlo temporalmente.

Trastorno del estado de ánimo y ansiedad (depresión, ansiedad por separación, fobia escolar, trastorno de Estrés Postraumático, Trastorno de Ansiedad Generalizada, miedo a la oscuridad, la soledad e ir al colegio)

Se refiere a una preocupación excesiva sobre ciertas situaciones (instituto, soledad, oscuridad, miedo a dejar a sus padres).  La ansiedad en sí misma se experimenta a diario y es necesaria,no obstante si la ansiedad es atípica para la edad del niño/a, se prolonga a lo largo del tiempo, no parece mejorar, y causa problemas en la vida familiar o escolar o en cualquier otro ámbito, entonces se recomienda hablar con un profesional para que con una intervención adecuada consiga tener los niveles óptimos de ansiedad para su edad.

Trastorno de atención con/sin hiperactividad (TDA-H)

Se caracteriza por dificultades para mantener la atención, actuar de forma impulsiva o ser inquietos (hiperactividad). Solo con esta definición es posible que cualquier niño pudiera reunir dichos factores. Por eso, si se tienen dudas, lo mejor es consultar con un profesional ya que su diagnostico puede ser difícil (en ocasiones, en este trastorno sólo predominan los problemas de atención, o la parte más hiperactiva e impulsiva; o pueden reunir los tres rasgos). Aunque puede haber sospechas de que niños menores de 6 años tengan este trastorno, se requiere haber superado la edad.

Trastornos por adicciones (abusos de substancias, tecnología)

Se habla de adicción cuando existe una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación debido a la satisfacción que esta causa a la persona, aunque comúnmente se relaciona con drogas, en la actualidad el uso de las tecnologías está yendo en aumento. Lo que al principio suele ser placentero y ocupa unas horas del día, acaba ocupando el centro de los pensamientos y la vida de la persona. Evidentemente todo ello acaba repercutiendo en la vida de la persona y su entorno, a la que le puede cambiar el humor, las costumbresSi hay alguna sospecha, es necesario que un especialista la diagnostique para proporcionar un tratamiento adecuado.

Síndrome de alienación parental (SAP)

Se produce en ciertos procesos de separación contenciosos y consiste en programar a un hijo/a para que odie a uno de sus padres sin que tenga justificación. Uno de los progenitores (el alienador) influye en su hijo/a hablándole de sus sentimientos negativos y las malas experiencias vividas con el progenitor ausente haciendo que el/la hijo/a absorba la negatividad del progenitor y la relación con el progenitor empeore sin motivo aparente o incluso llegue a testificar en contra de él.

Proceso de duelo en niños y adolescentes

El correcto abordaje de un tema tan doloroso como la pérdida de un ser querido es fundamental y según la edad y las características personales puede ser conveniente acudir a un profesional. El trabajo conjunto terapeuta-padres y niños trata de disminuir el estrés de los cambios que sufren los niños después de una pérdida y puede incluso fortalecer los recursos de ambos, el niño y la familia.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continua navegando dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Traducir »