logo

¿Tu hijo sufre déficit de atención (TDAH) o simplemente es inquieto?

¿Tu hijo es desorganizado? ¿Cuántas veces se le ha olvidad la libreta en el colegio? ¿se distrae con cualquier cosa? ¿no para quieto ni un segundo? Seguramente, estarás diciendo que sí a muchas de estas preguntas, pero ¿eso es suficiente para diagnosticar un niño con un trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad? Hoy nuestro Superpapis de la semana viene a la carga para despejarte cualquier duda y además te adjuntamos nuestra entrevista en el programa de onda cero al respecto .

 

Solo el 5% de la población entre 6 a 17 años padece un Trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad, con mayor prevalencia en varones. Pero, si sólo hay ese porcentaje, ¿por qué dicen que hay tantos niños hiperactivos? ¿todos los niños inquietos sufren este trastorno?

Antes de nada, para realizar un diagnóstico lo importante es analizar no sólo un síntoma aisladamente sino en su conjunto y ver hasta que punto esos síntomas están causando interferencias en la vida de tu hijo y no sólo a nivel académico sino en el resto de áreas de su vida y hay que contrastarlo no sólo con otros niños de su edad sino con la capacidad que él tiene. De ahí, que se necesiten varios especialistas (psiquiatras, neuropediatras,pediatras o psicólogos clínicos) que puedan analizar exhaustivamente toda la información y contrastarla con varias pruebas, por ello,  es vital el apoyo de asociaciones como Anhipa en Asturias para ayudar a las familias en todo este proceso o webs informativas como tdahytu.

No obstante, a partir de aquí, vamos a hablar de superpoderes (porque así es como lo explicamos en el estudio) y no síntomas,porque como les decimos a ellos, un gran poder conlleva una gran responsabilidad y lo que idealmente va a suponer toda una ventaja, quizás se convierta en una consecuencia negativa sino se sabe controlar adecuadamente.

deficit trastorno atención inatención hiperactividad impulsividad niños

  • Superpoderes de Larga duración en varios lugares: No todos los niños inquietos pueden ser diagnosticados como TDA-H (Trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad) ya que es un trastorno de neurodesarrollo que está producido por una combinación de varios factores desde genéticos hasta ambientales (prenatales,perinatales y/o postnatales). Además,dichos poderes aparecen antes de los 7 años con una duración mínima de 6 meses y se deben producir al menos en dos ambientes distintos (colegio, familia,amigos,ocio, deportes…) .

Todo esto quiere decir que mientras que los niños inquietos pueden estarlo por una causa determinada (como nervios por algo que van a hacer) o en una tarea en concreto (ponerse a hacer los deberes) o en un período de su desarrollo (entre los 3 a los 5 años), los niños con déficit de atención van a serlo sin un motivo concreto en tareas tanto académicas como de su ocio durante gran parte de su vida (aunque los síntomas se van a poder llegar a reducir con un tratamiento adecuado y un entrenamiento de su atención en casa ).

 

  • Hipervigilancia o lo que todo el mundo llama Déficit de atención: Un niño TDA va a estar atento a todos los estímulos, lo que va a hacer que tenga una gran memoria visual y sea muy bueno con las imágenes. Además, gracias a esa gran curiosidad y las ganas de aprender cosas nuevas, van a ser muy creativos y con grandes ideas ya que van a poder ver las cosas desde diversas perspectivas. Aunque lo que parece una ventaja, acaba convirtiéndose en un gran dilema: ¿atiendo a la mosca o a la profe?¿a esa música que suena al fondo o a los deberes que están diciendo para mañana? Habrá estímulos que son importantes y otros que son una tontería y no merecen su atención. Sin embargo, lo que para ti es una decisión sencilla, a ellos les parecerá que inhibir ciertos estímulos es una misión imposible . Por tanto, lo ven todo pero no pueden controlar dónde dirigir esa atención cuando realizan una tarea determinada durante mucho tiempo, así que va a tratar de evitar las tareas largar. O van a perder cosas importantes tanto suyas como ajenas que van a necesitar o llegarán tarde o desobedecerán normas no por desafiarte, sino porque parece que no escucha y se ha perdido en toda la explicación que le has dado.

Sin embargo, un niño inquieto puede despistarse alguna vez y no atender a algo que le resulta aburrido. O sino… ¿cuantas veces en medio de una reunión has desconectado del sermón de tu jefe simplemente porque te parecía un aburrimiento? Eso no te va a convertir en una persona con déficit de atención, simplemente que cuando la tarea te desmotiva, es fácil «perder el hilo» de la reunión y lo mismo le pasa a muchos niños, y no por ello son considerados TDA.

 

  • Rapidez extrema o también denominado Impulsividad: El lema de un niño con déficit de atención es primero actúo y luego pienso, por eso, antes de terminar de formular la pregunta, ya va a estar contestando. La ventaja es que va a hacer las tareas muy rápido y también podrá hacer varias cosas al mismo tiempo y reaccionará de forma inmediata ante los conflictos. El problema es que cometerá muchos errores por el camino y suspenderá los exámenes a pesar de haberlos estudiado mucho o aunque empiece muchas cosas, nunca las terminará y saltará a la siguiente. Además, esa impaciencia puede generarle problemas con profes o padres que desconozcan su problema.

Mientras que un niño inquieto podrá confundir alguna pregunta o fallar alguna respuesta pero su rendimiento no llegará a verse nunca tan afectado.

 

  • Actividad extraordinaria o también llamado Hiperactividad:Dado ese motor constante van a lograr hablar genial en público sobre diversos temas y les gustará mucho el deporte y la actividad física. Y aunque no cansarse nuncahiperactividad inquieto movido sobreactividad y tener mucha energía es una ventaja magnífica deja de serlo cuando no puedes canalizarla de forma que vaya a ser útil. En el caso de niños que sufren un TDA con hiperactividad (TDAH), ese exceso de energía consigue que nunca vayan a ser capaces de relajarse ni siquiera en los momentos más tranquilos como cuando lees un cuento al final del día. Además, se mueve cuando todo el mundo está sentado haciendo una tarea (por ejemplo, en el aula se dedica a ir de aquí para allá observando y charlando con todo el mundo lo que le ocasionará una que otra riña con el profesor), o en otros casos hablará constantemente lo que puede ser estupendo para hacer amigos o puede llegar a abrumar a las personas de su alrededor.

No obstante, un niño inquieto puede llegar a controlarse de tal manera que no va a molestar constantemente a sus compañeros si sabe que le va a generar un castigo o va a perder amistades por ello porque va a saber manejar ese tipo de relaciones sociales. Desafortunadamente, un niño TDAH corre el peligro de que si él no sabe manejar esa situación o los demás no comprenden su problema, las personas se alejen de ellos.

Ahora nos encantaría saber tu opinión, ¿tu hijo ha tenido problemas de atención? ¿es inquieto o hiperactivo? ¿cuál fue el consejo que más te ayudó en todo el proceso cuando le diagnosticaron TDA-H? ¡Cuéntanos tus dudas, experiencias o problemas sobre este tema!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continua navegando dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Traducir »