logo

Juegos para alejarte del phubbing y estar más tiempo en familia

¿Cuántas veces al día miras el WhatsApp? ¿Y Facebook o Instagram? Seguro que si analizas cada micro vistazo te sorprenderías del tiempo que inviertes diariamente. Y aunque suene un concepto muy romántico, lo cierto es que apenas quedan momentos en los que nos miremos a las caras sin estar pendientes del móvil. Fíjate cuando quedas con un amigo o vas en el autobús camino a casa la cantidad de personas que están mirando el móvil. ¿Por qué piensas que la hora de la comida o la cena en tu casa va a ser distinto?

Probablemente, si estás comiendo y te das cuenta que cada uno está concentrado en el móvil (o incluso tú misma) estás sufriendo phubbing que no es otra cosa que sentir que los demás te restan atención y se dedican a mirar el móvil mientras están hablando contigo. Y es que el móvil nos cubre todas nuestras necesidades al instante: información, diversión, momento social, de reconocimiento… Si quieres saber si en tu familia el phubbing está invadiendo el tiempo familiar ten en cuenta si:

 

tecnología infancia adolescencia niños ayudarte estudio psicologia

  • Normalmente, intentas preguntar qué tal el día, pero esa pregunta siempre es contestada con un “Bien” y ahí parece que se acaba la conversación porque enseguida coge su móvil.

 

  • Cada cierto tiempo necesita mirar el móvil o utiliza el móvil o la Tablet de forma porque sino está de mal humor porque se siente desconectad@ o aislad@

 

  • No se concentra para comer, dormir o estudiar o incluso a veces prefiere no comer por estar pendiente del móvil o la Tablet.

 

  • Te sientes ignorado/a por tu familia porque están mirando el móvil. ¿Es más efectivo hablarle a través del móvil que cara a cara?

 

  • Aumentan los conflictos en casa debido a que hay poca comunicación o no se cumplen ciertas normas.

 

Si ves que en tu familia suceden este tipo de situaciones o si quieres prevenir que el phubbing invada tu vida necesitas utilizar algún juego que trate de interferir con el móvil y que os una más, que las comidas puedan ser un rato más interesante. Más que prohibirlo, me gusta aprovechar el momento de las comidas y cenas para pasar un rato en familia dónde compartir y hablar de lo que nos ha pasado en el día mirándonos a los ojos. Por eso, te propongo estos juegos que pueden ayudarte a tener una conversación:

tecnologia ayudarte estudio psicologia

Rueda de reconocimientos:

Los reproches nos salen solos, pero reconocer los pequeños logros que día a día conseguimos y un reconocimiento por ello nos cuesta más, simplemente lo damos por hecho y hasta se nos olvida agradecer lo que los demás pueden hacer por nosotros. Así que, con este juego se acabó. De uno en uno, cada miembro dirá una cosa positiva que haya visto en cada uno. Por ejemplo, me gustó que estudiaras una hora seguida sin distraerte, la comida te ha salido muy rica o gracias por llevarme al colegio.

 

Tormenta de sentimientosayudarte estudio psicologia gijon

En muchas familias no es habitual hablar de sentimientos, se habla de lo que nos pasa bueno o cómo nos encontramos de felices, pero rara vez se le pone un nombre a los demás simplemente se da por hecho que si hablas de una determinada manera es porque sentiste vergüenza o celos… Por eso, al final muchos niños y jóvenes acaban pensando que hay emociones positivas y negativas, emociones de las que se habla y otras de las que es mejor esconder a los demás. Y de ahí que te proponga que una vez a la semana habléis sobre cuáles han sido las emociones que más habéis experimentado durante esta semana y las situaciones que os han hecho estar así. No vale repetir emociones, gana puntos, quién hayan experimentado más emociones diferentes y haya hablado de ellas. Por ejemplo, sentí timidez cuando me presentaron a un compañero, sentí enfado cuando ese compañero me cogió un bolígrafo sin preguntarme…

 

La hora preguntona

El juego es sencillo y aunque quizás pueda parecer una tontería, a veces es importante “forzar” la comunicación, sobre todo cuando no existe o cuando acaba apareciendo un interrogatorio de los padres a los hijos. Cada miembro de la familia hará 3 preguntas y el resto deberá contestar a ellas. Como normalmente nadie tiene que decir sería interesante que hubiera una caja o un frasco en medio de la mesa con preguntas para que en caso de que alguien se quede sin ideas pueda sacar alguna, eso sí si sacas del frasco no sumas puntos. Sólo ganarán puntos los que hayan pensado en las preguntas y no estén en la caja o frasco. En el estudio lo tenemos (en nuestro caso lo hicimos con palitos de madera de helado) y les encanta tanto a niños como adolescentes, en el caso de los adolescentes lo ideal sería que hubiera preguntas de lo más variado y complejas en plan de:

 

  • Si pudieras quitar a algún compañero de clase o del trabajo ¿cuál sería y por qué?
  • ¿Qué es lo mejor y lo peor que te ha pasado en el día?
  • Si pudieras cambiar algo de ti, ¿qué cambiarías?
  • ¿Qué te gustaría hacer más frecuentemente que no hacemos habitualmente?
  • ¿Qué te ha hecho feliz hoy?

Lo que más me gusta de este juego cuando lo hago en el estudio es que muchos niños y adolescentes se quedan muy sorprendidos con la última pregunta y me dicen ¿te puedes creer que jamás me había planteado que me podía hacer feliz o por lo que soy feliz?

 

Las gafas de la verdad

Hay veces que vemos que las personas están más calladas de lo habitual y no nos atrevemos a preguntar, asumimos que se les pasará o no será nada grave y nos mantenemos al margen o mayudarte estudio psicologia gijonetemos la pata asumiendo que se sienten de una u otra forma. Sin embargo, este juego está pensado para acabar con los adivinos, podemos poner cada noche esas gafas en medio de la mesa y quién lo necesite podrá ponerse las gafas y preguntar abiertamente: Te noto triste ¿te ha pasado algo?, ¿Por qué dijiste hoy que nadie te quiere? o ¿Decías de corazón que era mala?

Aunque de primeras puede parecer todo premeditado o que no te hacen falta las gafas, las gafas puede ser un buen recurso para romper el hielo e iniciar una conversación.

Y ahora nos encantaría saber tu opinión sobre este tema ¿te cuesta comunicarte con tu hijo a la hora de las comidas o cenas? ¿qué dificultades encuentras? ¿tienes algún truco? ¡Anímate a escribirnos con tus dudas y experiencia, seguro que tu comentario ayuda al resto!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continua navegando dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Traducir »