logo

6 mitos comunes sobre la dislexia

¿La dislexia está de moda? ¿los disléxicos son vagos? Estas y otras preguntas surgen en el día a día del estudio y en las cabezas de muchos padres y profesores que no conocen exactamente mucho acerca de la dislexia. Por un lado, es normal que exista tal desconocimiento porque hay muchas formas de acceder a la información y eso al final genera más desconocimiento. Así que tienes que estar atento al artículo de hoy porque quizás descubras algún aspecto nuevo de la dislexia.

Si eres un fiel seguidor de los artículos que publicamos, seguramente te has dado cuenta que no es la primera vez que hago un artículo sobre la dislexia y sus mitos, pero en el estudio nos hemos propuesto la misión  de desterrar todos esos mitos uno a uno para no generar más confusión y miedo de los que ya hay en torno a la dislexia. Para mí, es fundamental que tanto padres como la sociedad en general entiendan la dislexia para prevenir e intervenir sobre ella, ya que en ocasiones los falsos mitos son los que echan para atrás que más de uno recurra a un especialista,  así que a continuación te explico en los que me voy a centrar hoy:

ayudarte estudio psicologia gijon

  1. El niño disléxico es vago. Si un niño tiene baja notas no significa que sea vago o no se esfuerce, los niños tienen gran curiosidad cuando le interesan las cosas que hacen. No obstante, ver que te cuesta hacer algo o que día tras día por muchas horas que lo intensas, te sigue costando y sientas críticas por parte de otros, hace que tengas más rechazo a hacerlo y evites esas tareas.

 

  1. Todos los disléxicos tienen los mismos problemas. A pesar de que hay rasgos similares, cada niño puede tener afectado más una u otra parte. No existe un perfil único, algunos tienen varios procesos afectados en la lectura: nivel perceptivo (baja atención…), léxico (las palabras, silabean), sintáctico (la estructura) o semántico (no comprenden lo que leen). Hay que evaluar el tipo de procesamiento que está afectado, no tiene por qué estar todos.

 

 

  1. ayudarte estudio psicologia gijonSi escribes en espejo eres disléxico. No hay una base científica para establecer una asociación directa entre tener dislexia y escribir en espejo. Es cierto que hay disléxicos que escriben en espejo, pero del mismo modo también hay otros que no. En realidad, cualquier niño que está comenzando a leer, es zurdo o si aún sigue teniendo problemas con la lateralidad y el espacio (confunde izquierda y derecha o arriba/ abajo) puede tener este tipo de escritura. Por tanto, la escritura en espejo no es una característica fundamental en este tipo de trastornos, sólo es un rasgo más entre muchos y no es suficiente para el diagnóstico.

 

  1. Si repite curso, su dislexia se solucionará. Como dijimos anteriormente, la dislexia no significa tener una discapacidad intelectual y no es una enfermedad que tenga cura. Disléxico será toda su vida, pero puede trabajar para mejorar esas habilidades que tanto le cuestan y conseguir mejorar su rendimiento académico. El hecho de repetir curso es una medida que utiliza el colegio o instituto si no supera los criterios para aprobar, no por el hecho de tener dislexia o cualquier otra dificultad de aprendizaje.

 

  1. Si tu hijo es disléxico no podrá llegar a tener formación universitaria. Tener dislexia no debería restar oportunidades a nadie para llegar a desarrollar todo el potencial que cada uno tiene y para evitarlo el sistema educativo contempla adaptaciones hasta la universidad. De hecho, hay personas disléxicas que han sido diagnosticadas de mayores y que cursaron una carrera universitaria y tienen éxito profesional. La clave es conseguir acertar con la carrera que mejor se adapte a sus capacidades, intereses y cualidades.

 

  1. No es justo que a los niños con dislexia le dejen más tiempo para hacer exámenes o incluso se los hagan orales en vez de escritos. Prolongar el tiempo del examen o cambiar la modalidad de examen no es una medida que se haga exclusivamente a los niños con dislexia, es una adaptación de acceso que se utiliza para cualquier niño que presente alguna dificultad específica y no se realiza de forma aleatoria, para ello siempre es necesario que haya un diagnóstico. El hecho de que no tuvieran dichas adaptaciones generaría que no hubiera igualdad de oportunidades, sería como no poner rampas a los niños que tienen que ir en sillas de ruedas. Por tanto, es importante que no les quiten dichas ayudas incluso aunque haya mejorías.

 

Y ahora te toca a ti, ¿tu hijo/a tiene dislexia o conoces a alguien cercano que lo tiene? ¿Cómo fue el proceso cuando te enteraste? ¿Qué ideas preconcebidas tenías antes de conocer más de cerca la dislexia? ¡Anímate y déjanos un comentario sobre el tema!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continua navegando dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Traducir »